Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     01 junio, 2015

La resiliencia como escudo protector

El término resiliencia se empezó a usar en la década de los sesenta para atribuir a las personas características que les permitían enfrentar situaciones en extremo difíciles, superarlas y salir fortalecidas de ellas. En un primer momento se hablaba de resiliencia en contextos de riesgo, como en poblaciones que vivían en situación de pobreza, con riesgo de caer en el consumo de alcohol y drogas o con un alto índice de violencia. Todo esto afectaba el desarrollo emocional y la autoestima de los niños y los jóvenes.

En los tiempos actuales las personas se enfrentan al reto de adaptarse y readaptarse a constantes cambios. Cambian los contextos, cambian las familias, cambian los amigos, cambian las escuelas, las comunidades, las formas de aprender, etc.

Los seres humanos, en especial los niños y los adolescentes, que se sienten seguros en un ambiente estable, empiezan a sentirse más vulnerables frente a estos cambios que no pueden controlar. A veces pierden a un miembro de su familia; otras sus padres se tratan con violencia y pueden llegar a agresiones físicas; se separan o alguno de ellos se aleja y deja de ocuparse de la familia.

¿Cómo pueden los niños y los adolescentes lidiar con esto?

Sabemos que la resiliencia se desarrolla en la interacción con las situaciones difíciles que le toca vivir al ser humano, y es entonces cuando se activa la resistencia al estrés que generan dichos eventos. La resiliencia ayuda a los niños y jóvenes a sobreponerse y enfrentar las situaciones de adversidad.

Según Grotberg, existen cuatro fuentes generadoras de resiliencia, las cuales se deben promover en los hijos a través de verbalizaciones o pensamientos. Estas son:

    "Yo tengo" (apoyo)                

    "Yo soy"  (fortaleza personal)                       

    "Yo estoy" (fortaleza personal)                     

  "Yo puedo"  (habilidades interpersonales y de resolución de conflictos)

Algunos ejemplos:

"Yo tengo personas a mi alrededor en quienes confío y me quieren incondicionalmente".

"Yo soy una persona por la que otros sienten aprecio y cariño"

"Yo estoy dispuesto a responsabilizarme de mis actos"

"Yo puedo buscar la manera de resolver problemas"

Las familias, en especial los padres, pueden ayudar a sus hijos a desarrollar la resiliencia. A continuación se plantean algunas sugerencias para ello:

  • Demostrar afecto, a través de saludos verbales o corporales (un abrazo, un beso) o preguntando cómo han estado, cómo ha estado su día, con quiénes ha jugado o conversado. El contacto afectivo ayuda a las personas a sentir que son importantes para los demás.
  • Establecer relaciones. Se puede enseñar a ser amigo y así tener amigos. es importante desarrollar una red de familiares y amigos que puedan respaldar a los hijos emocionalmente cuando pasen por alguna desilusión o situación inevitable que genere sentimientos negativos como tristeza o cólera. Relacionarse con un círculo de personas provee apoyo social, lo cual refuerza la resiliencia.
  • Mantener el sentido del humor en la comunicación, haciendo bromas, recordando momentos agradables pasados o anécdotas, compartiendo en familia películas que les hagan reír. Desarrollar el sentido del humor es una de las estrategias que ayuda a fortalecer la resiliencia.
  • Reforzar la creatividad, destinando, en lo posible, un tiempo para dedicarse a actividades diferentes a las rutinarias y a los medios digitales que se utilizan como distracción, para informarse, comunicarse e inclusive como medio para realizar los trabajos escolares. Por ejemplo, se puede dejar de ver televisión para construir algo que el niño o el joven haya ideado; practicar alguna actividad manual como dibujar, pintar, crear y colorear mandalas, elaborar figuras de origami, etc. Fortalecer la creatividad ayuda a relajarse, a desarrollar tolerancia y agrado por otras actividades, lo cual refuerza comportamientos resilientes.
  • Construir una autoestima adecuada, ayudando a su hijo a tener confianza en lo que puede hacer, conversando y recordando situaciones en que haya resuelto problemas y tomado decisiones que le han favorecido a él o a las personas de su alrededor. Alimentar la autoestima ayuda a sentirse capaz de hacer cosas por sí mismo y valorar el esfuerzo puesto en ello, lo que contribuirá a poder enfrentar situaciones sin dejarse abrumar por ellas.
  • Aprender a ver el lado positivo. Aunque las situaciones no lo parezcan, siempre tienen un lado positivo, como obtener un aprendizaje de lo vivido, ser más fuerte, no cometer el mismo error, adelantarse ante una situación, prepararse para un cambio, etc. Tener una actitud positiva ayuda a seguir adelante con los recursos personales y no paralizarse en una situación complicada; esto también es un elemento importante de la resiliencia.
  • Adaptarse a los cambios y aprender a considerarlos como parte natural de la vida. A veces los cambios son muy difíciles; sin embargo, recibirlos como nuevos inicios de algo mejor puede hacer que no se sientan tan complicados ni estresantes. Es una forma de reorientar las metas o establecer unas nuevas de acuerdo con la situación. Pensar qué se hará cuando pase el momento difícil, ayuda a las personas a ser resilientes.

Preguntas frecuentes de los padres

Me estoy separando de mi esposo, y mi hijo de 8 años se ha vuelto callado, y a veces dice que nadie lo quiere. Por motivos de trabajo, su papá deberá mudarse a otra ciudad; ¿qué puedo hacer para ayudarlo?

Para los niños vivir la separación de sus padres es una experiencia traumática que les hace sentir que no son importantes porque no están considerando cuánto les afecta. Lo que puede hacer es establecer espacios para conversar y mejorar la comunicación. También le puede pedir al padre que utilice los medios a su disposición (teléfono, redes sociales, e-mail, videoconferencia) para generar estos espacios y mejorar la comunicación con su hijo. Lo más importante es no juzgarlo por las ideas que se le vienen a la mente por la situación de separación que lo angustia y estresa. En la comunicación es indispensable hacerle sentir y decirle con frecuencia que lo aman y que siempre estarán para lo que necesite. Pero, así como decirlo es importante, también lo es hacerlo y estar con su hijo cuando él necesite conversar sobre algo que considere importante, aún cuando esto implique dejar de lado parte de las actividades que como adultos tienen programadas. De este modo, su hijo sentirá que lo quieren incondicionalmente e irá recuperando la confianza en sí mismo. Asimismo, irá generando formas de relacionarse con ustedes en esta nueva condición que viven.

Mi hija de 10 años no sabe cómo hacer amigas, lo cual está ocasionando que, cuando la maestra pide que realicen trabajos grupales, ella se quede sola y no la elijan para conformar un grupo. ¿Qué puedo hacer?

Sabemos que las habilidades sociales son importantes para que los niños y los jóvenes se integren a grupos, ya sea para trabajar o jugar. Como padres, en un inicio es necesario que propiciemos encuentros con compañeros para realizar actividades lúdicas. Como complemento a esta actividad, es necesario que le explique y le muestre cómo puede acercarse a sus amigas, de tal manera que en un comienzo pueda conversar sobre temas sencillos. También debe hacer que se ejercite en darse cuenta de algunos detalles que la ayuden a identificar el estado de ánimo de sus amigas para acompañarlas, escucharlas o compartir con ellas, para así promover una cercanía afectiva que posteriormente generará que las demás se preocupen por los estados de ánimo de ella. También puede enseñarle historias graciosas que pueda compartir con sus amigas. Desarrollar el sentido del humor facilitará las interacciones sociales.

También pueden consultar:

Valdivia, Fabiana.  "La familia debe favorecer el desarrollo de la resiliencia". En http://www.colgadodelalectura.com/familia-articulos/la-familia-debe-favorecer-el-desarrollo-de-la-resiliencia/ 

Videos recomendados:

¿Qué es la resiliencia? https://www.youtube.com/watch?v=iVnzcHPVki8

Niños resilientes, capaces de sobreponerse a la adversidad https://www.youtube.com/watch?v=K7oR8PxKI9g

Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:


LIDIA AURORA
Sep 21, 2015 20:46:51

Buenas tardes: Un saludo cordial y el presente es para solicitarles me permitan participar del informativo físico o virtual "Hablemos en Familia", con algunos artículos que he escrito. Agradezco su atención. Atte.- Lidia Vásquez. Cel. 955 305 971

Responder



Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: