Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     02 mayo, 2014

Mamá de Chocolate

Cuando la mayor de mis sobrinas nació, se inició una serie de acontecimientos al interior de mi familia… La primera nieta, la primera sobrina y, sobre todo, ¡¡¡LA PRIMERA HIJA!!! Cada vez que la recién nacida lloraba, mi hermana entraba en pánico; también al bañarla, al cambiarla y hasta cuando dormía, pues repetidas veces la sorprendimos verificando su respiración durante el sueño. Cada vez que mi papá la veía en estos apuros, la llamaba “Mamá de chocolate”, haciendo referencia a la forma en que se derretía ante el  calor de las necesidades de la nueva bebé. Existen diversos tipos de chocolate: los de sabor suave, los rellenos, los amargos y hasta los empalagosos… ¿Qué clase de mamá de chocolate llevamos dentro?

Cuando el niño es pequeño, se desarrolla dentro de un ambiente estructurado formado por su familia. Dentro de este grupo, existe una figura que indudablemente adopta singular importancia. Por lo menos en nuestra cultura, es la madre quien constituye el primer y principal centro de estimulación durante sus primeros años de desarrollo.

Antes de nacer, el niño se gesta dentro del cuerpo de la madre, y luego es ella quien le asegura la supervivencia durante un período en el que el niño depende por completo. Este vínculo inicial es tan grande que la madre hace extraordinarios esfuerzos para prodigar al niño todo lo necesario, día tras día, de día y de noche, cambiándole pañales, respondiendo a su llanto, alimentándolo, protegiéndolo, a pesar de tener que sacrificar horas de sueño. Este vínculo constituye la fuente de la cual se desprenderán todos los vínculos que el niño deberá entablar en el futuro.

Es la madre quien enseña al niño sus primeras palabras, a dar las gracias; es quien le enseña a desarrollar  habilidades de comunicación, sociales y, sobre todo, socioemocionales… El ser humano es un ser que aprende del ejemplo y la experiencia. Si desde el vientre escuchamos las tiernas canciones de nuestra madre, y luego sentimos sus caricias y atenciones, y si luego al crecer la escuchamos hablar de sus emociones y necesidades,  aprendemos a desarrollar estas habilidades

Si tan importante es este vínculo madre-hijo, ¿qué debemos o no debemos hacer las madres para criar hijos felices y sanos emocionalmente? ¿Qué clase de chocolate debe ser una madre?

El chocolate de sabor suave, será aquel que desearemos degustar siempre y significará una fuente de gratificación permanente. Sabemos que un niño no siempre deberá ser gratificado, pues no sucede así en el mundo real. El niño puede aprender que esta mamá es fácil de derretir y probablemente conseguirá todo lo que desee; será entonces un hombre demandante de satisfacción y pretenderá que el mundo entero lo satisfaga a costa de lo que sea. 

¿Qué hay de una mamá de chocolate amargo? Tal vez sea una madre  poco comunicativa, o fallida en sus intentos de acercarse a sus hijos, siempre con el ceño fruncido. Se relaciona con gritos y exigencias siempre por encima de las posibilidades y madurez del niño… Difícil de saborear.

Una mamá demasiado pendiente de las necesidades del hijo, sobreprotectora, castrante, anticipándose siempre a los requerimientos de su vástago, casi no permitirá que él mismo se dé cuenta de lo que necesita, siempre lo tendrá todo antes de quererlo… Sencillamente empalagosa, difícilmente dejará que el menor desarrolle sus habilidades, y siempre bajo la atenta mirada de la madre, torpemente no podrá desarrollar sus habilidades; por el contrario, desarrollará múltiples inseguridades… Un chocolate extremadamente dulce.

La vida tiene sabores y sinsabores, unas veces es dulce y otras amarga… ¿Cómo hallar el punto medio?... ¿Qué tal un chocolate relleno?… La sorpresa del relleno es lo que consigue el punto medio entre la dulzura y lo amargo, entre la suavidad y la dureza, etc. ¿Qué clase de chocolate es usted?... ¿Qué clase de chocolate desea ser? Todo depende de usted. De la firmeza de sus decisiones y de la suavidad de sus cuidados y caricias dependerá el hombre que está en sus manos educar. ¡Feliz día, Mamá!

Preguntas frecuentes:

¿Cómo puedo evitar ser una mamá sobreprotectora?

Para lograr un desarrollo pleno de los niños, es importante dar a los hijos la oportunidad de experimentar y probar sus propias fuerzas. Recordemos darles siempre mensajes alentadores y una visión tranquilizadora del mundo. Al hacerlo de manera contraria, solo incrementamos sus temores y les generamos gran inseguridad. Tratemos siempre de no exagerar en sus cuidados y alertas. Recordemos que a nuestros hijos tendrán que sucederles cosas desagradables aun cuando nos tengan cerca, y que es preciso que las experimenten como un ensayo de lo que en el futuro tendrán que enfrentar y para lo cual deben estar preparados. En ese sentido los padres deben ser atentos vigilantes de las acciones de sus hijos permitiendo la experimentación de situaciones nuevas que conlleven a su crecimiento y desarrollo integral.

¿Cómo corrijo a mis hijos sin lastimarlos?

Debemos recordar que el uso del "castigo" debe darse de una manera racional y no como producto de una explosión emocional de parte nuestra. El castigo no debe ser aplicado cuando nos sentimos muy molestos, pues tendremos la posibilidad de excedernos en ello e incluso incurrir en maltrato físico o verbal. Para que el castigo sea efectivo debe ser aplicado a la brevedad posible, en proporción a la causa de la sanción y como una consecuencia lógica a la falta cometida. Es preciso recordar que el niño debe tener la posibilidad de anticipar la conducta de los padres y para ello es necesario advertir lo que sucederá (sanción) cuando los hijos transgredan una regla previamente establecida y anunciada con claridad.

Enlaces de interés:

http://www.mapfre.com/salud/es/cinformativo/vinculo-madre-hijo.shtml

http://www.cosasdelainfancia.com/biblioteca-familia13.htm


Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:




Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: