Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     01 abril, 2014

¿Cómo favorecer el éxito escolar en nuestros hijos?

Comenzó el año escolar y todos los padres quieren que sus hijos logren el éxito en el colegio, pero es importante preguntarse en qué consiste el éxito escolar. Si bien es cierto que la respuesta puede variar de familia en familia, en general, cuando decimos que un estudiante logra el éxito en el colegio, solemos considerar que es así porque obtiene las mejores calificaciones en la mayoría de los cursos y presenta una conducta adecuada en el centro escolar. Asimismo, debido a que tiene las habilidades necesarias para relacionarse con los demás y resolver problemas, lo cual le hace sentirse querido y aceptado.

EN CUANTO A LAS CALIFICACIONES

Analizando lo que se ha planteado, al referirnos a «las mejores calificaciones posibles» estamos diciendo que son producto de su mejor esfuerzo. Considerando que cada estudiante posee diferentes habilidades, es probable que en algunos casos sus mejores notas se encuentren en los cursos considerados «importantes» —por ejemplo, Matemática o Inglés—, y en otros en asignaturas supuestamente de «menor valor», como Educación Física. 

¿Qué hacer para que su hijo tenga las mejores calificaciones posibles?

Para ello, es importante que lo felicite por sus buenas notas, sea cual fuere el curso. Sin embargo, muchas veces, cuando destaca en asignaturas como Educación Artística o Educación Física, los padres no dan importancia a las calificaciones que consigue. Recuerde que él necesita sentirse que es capaz y fortalecer su  autoestima. Si tiene logros destacables en un área y es felicitado por ello, eso lo ayudará a tener mejor disposición para esforzarse en las otras. 

Apóyelo en lo necesario, especialmente en las asignaturas que le resultan muy difíciles y en las cuales obtiene bajas calificaciones. El apoyo puede consistir en acompañarlo mientras lleva a cabo su proyecto, realizando usted otra actividad no necesariamente académica, como tejer, leer, revisar las cuentas domésticas, etc. Es aconsejable que compruebe con él si ha terminado todas las tareas indicadas en su agenda. Ayúdelo a que se organice y planifique su tiempo. Esta ayuda no implica hacer el trabajo junto con su hijo y mucho menos hacerlo usted solo. La idea es que pueda obtener un resultado dentro del plazo esperado pero haciendo su tarea él mismo. Así se favorece el desarrollo de la independencia y la responsabilidad. Recordemos que, como tiene poca experiencia, es posible que deje para el final del día o el último momento lo relacionado con las asignaturas que le resultan más difíciles, lo cual perjudicará la calidad del trabajo.

Conviene también analizar las causas por las que algo le resulta complicado (le faltan algunos conocimientos, le cuesta organizarse, no le gusta leer, etc.). Para saberlo, es de gran ayuda estar en constante contacto con los profesores, a fin de encontrar así una solución en conjunto a mediano plazo.

EN CUANTO A LA DISCIPLINA

Se suele considerar que un estudiante «presenta una buena conducta» cuando obtiene calificaciones altas en lo que se refiere a la disciplina en general, específicamente en rubros como Sigue las normas, Respeta la autoridad, Llega puntual, Respeta a los compañeros, Tiene actitud positiva en los cursos, etc. Cabe anotar que las  instituciones educativas cuentan con normas relacionadas con su propia propuesta y por ello pueden ser muy variadas. Por este motivo, es aconsejable que usted y su hijo las conozcan.

¿Qué hacer para que su hijo alcance los logros esperados en lo que a conducta se refiere?

Este aspecto está muy relacionado con la forma en que se ha inculcado la disciplina en casa y los hábitos y modelos que ha tenido el niño o el adolescente. Si su hijo tiene responsabilidades en casa, es independiente, respetuoso, cumple las normas establecidas y sigue indicaciones sin que sea necesario repetirlas muchas veces, lo más probable es que no muestre problemas de conducta en el colegio. Sin embargo, cabe anotar que su hijo está en formación, por lo cual es necesario siempre estar alerta y fortalecer cotidianamente los hábitos y los valores. 

Si el estudiante se comporta adecuadamente en el colegio, es necesario que los padres le expresen su orgullo y satisfacción por ese buen comportamiento. Si las cosas no van bien, es importante conversar con él e incluso con los profesores, pues al conocer concretamente qué dificultades presenta, podemos emplear algunas estrategias en casa para apoyarlo elaborando un plan en conjunto con los docentes. Por ejemplo, si no lleva sus útiles y materiales, apóyelo para que prepare su mochila el día anterior y revise su agenda. En caso no respete las indicaciones la primera vez que las recibe, es necesario cambiar la forma en que las damos en casa. Si contesta agresivamente, gritando o haciendo gestos, evalúe qué modelos tiene en el hogar, puesto que generalmente los niños copian la forma de reaccionar de los adultos. 

Existen casos, sin embargo, en que el problema es más complejo. Muchos estudiantes muestran conductas inadecuadas porque les resulta muy complicado comprender las normas, ya que presentan problemas de concentración, son hiperactivos, etc. Si luego de llevar a cabo el plan en conjunto con sus profesores, su hijo no cambia, puede ser aconsejable consultar a un especialista, quien no solo lo evaluará, sino también dará recomendaciones convenientes a la familia.

EN CUANTO A SU DESEMPEÑO SOCIAL

Para que tenga un buen desempeño social, el niño debe poseer un adecuado autoconcepto, una alta autoestima. Además, necesita desarrollar sus habilidades sociales y ser capaz de buscar soluciones ante los problemas que se le presenten, pidiendo ayuda cuando sea necesario. También debe saber defender sus derechos y puntos de vista, pero respetando los de sus compañeros. De esta manera, se relacionará adecuadamente con ellos y será aceptado y querido por la mayoría. Es importante que participe en las diferentes actividades grupales, tales como exposiciones, concursos, paseos, etc. En general, debe ser un estudiante capaz de relacionarse adecuadamente en el grupo al que pertenece.

Hay niños y adolescentes que cumplen con la mayoría de las normas establecidas en el colegio, son estudiantes que «no tienen problemas de conducta»; sin embargo, esto no implica necesariamente que se relacionen adecuadamente con sus compañeros de clase. En ocasiones tienen una actitud pasiva y pueden, incluso, hallarse en riesgo de ser objeto de bullying.

Con el fin de que su hijo mejore su desempeño social, es necesario darle muchas oportunidades para que también se relacione con chicos de su edad fuera del colegio, tanto en actividades programadas (por ejemplo, las que se realizan en un taller de teatro) como libres (deporte, recreación, etc.). En la medida de lo posible, se debe tratar que él mismo solucione los problemas que pueda tener con los demás, aunque dándole algunas ideas. Asimismo, es importante compartir más tiempo con él, entre otras acciones. 

Preguntas frecuentes de los padres

¿Es importante comunicarme con todos los profesores de mi hijo?

Sí, de acuerdo con las políticas de la institución, es posible tener entrevistas con los docentes previa cita. También puede conversar con ellos a la hora de la salida o enviarles mensajes en la agenda de su hijo o vía correo electrónico. Lo cierto es que, sea cual fuere la modalidad, es esencial tener contacto con todos los profesores, especialmente con los de las asignaturas en las cuales el estudiante presenta las más bajas calificaciones. Sin embargo, también es conveniente que se entreviste con los docentes de los cursos en los que su hijo tiene las más altas notas. De este modo, le estará enviando el mensaje de que se preocupa por él cuando tiene dificultades y, asimismo, que se interesa en sus logros.

¿Por qué la tutora insiste en que si nosotros participamos en las actividades del colegio, mejorará el rendimiento de nuestros hijos? ¿Acaso no es mejor apoyarlos con las tareas?

El colegio es parte importante en la vida de los chicos. En la medida en que vean que sus padres se comprometen en las distintas actividades del aula y de la escuela, se sentirán más motivados a estudiar, tendrán mayor identificación con el colegio y, por lo tanto, se comprometerán más en las diferentes áreas. Percibirán que para ustedes es importante lo que les sucede a ellos.

Sugerimos participar en los festivales y aniversarios, asistir a las ferias de ciencias y las exposiciones, etc., y si es posible, colaborar individualmente en alguna actividad. Claro está que el apoyo en las tareas también es necesario.

Enlaces de interés

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20130207/abci-inteligencia-emocional-ninos-201301281525.html

http://mx.selecciones.com/contenido/a1005_ninos-estimula-a-tus-hijos-para-que-les-guste-la-escuela

http://www.educando.edu.do/articulos/docente/cmo-ayudar-a-mi-hijo-en-sus-estudios/

Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:


Karim
Jun 28, 2014 04:28:45

Muy interesante y muy cierto todo, a veces los Padres de Familia quiere tener hijos "modelos" pero no se dan cuenta que algunas inconductas de sus hijos es por repetir lo que ellos hacen. En estas épocas con tanta tecnoñogía y tanta distracciones para los hijos, los padres deben estar más pendientes de ellos y apoyarlos para mejorar cada día tanto en su vida social como en lo educativo.

Responder

Lic. Liliana Díaz
Abr 19, 2014 17:32:55

Muy interesante querida Fabiana. Cuando hablamos de éxito escolar generalmente nos centramos en el aspecto académico, en cómo reforzar los hábitos y habilidades para el aprendizaje, olvidando la integralidad del estudiante y con ello, la importancia de un adecuado desarrollo socioemocional y conductual. La actitud de los padres puede contribuir significativamente para que su hijo se sienta capaz y motivado para aprender.

Responder

César Rivas Mendo (psicopedagogo)
Abr 17, 2014 05:57:13

Acompañamiento y Transacción son estrategias apropiadas para educar a los adolescentes afirmando su autoestima y asertividad; tanto de parte de los padres en familia como de los docentes en la escuela

Responder

Lic. Liliana Díaz
Abr 19, 2014 17:16:00

Muy cierto estimado César. Aunque el adolescente ya debe haber generado la suficiente responsabilidad como para responder a los requerimientos escolares, sus intereses van cambiando y el estudio no necesariamente está en primer lugar. Más que presión necesitan comprometerse y eso sólo se logra involucrándolo e involucrándonos.

Responder

Ana Chereque
Abr 15, 2014 22:48:41

Me parece un articulo interesante, una propuesta clara parar que los padres tengan en cuenta aspectos relacionados al desempeño escolar de sus hijos y como ayudarlos a sentirse seguros y confiados en el colegio.

Responder



Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: