Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     02 junio, 2013

El padre que tu hijo necesita

Importancia de la figura paterna en el desarrollo de la personalidad

Actualmente la participación de los padres en las tareas del hogar y, sobre todo, en la crianza de los hijos es más activa, si lo comparamos con lo que ocurría algunas décadas atrás cuando era raro que un padre compartiera estas actividades con la madre. Por muchos años, el rol paterno se centró básicamente en ser el sustento económico de la familia e intervenir en las pautas  disciplinarias. No era extraño escuchar, por ejemplo: “Que venga tu papá para que te corrija”.

El rol del padre en nuestra sociedad va tomando mayor protagonismo en la relación con sus hijos. Cuando participa activamente al lado de la madre en la gestación, el nacimiento y los primeros meses, va forjando una relación de amor, compromiso e identificación con el niño. Diversos estudios demuestran que los bebés desde muy pequeños van reconociendo también la presencia del padre, diferenciándolo de la madre y formando un importante vínculo afectivo con él, lo cual los convertirá más adelante en niños seguros, emocionalmente más estables y capaces.

Hoy en día sabemos que la presencia del padre contribuye en buen grado a la formación de una personalidad más segura en los niños. Los padres comprometidos en la crianza de sus hijos, desarrollan en estos mayor capacidad, tanto cognitiva como empática, así como flexibilidad y capacidad de autocontrol.

El vínculo entre padres e hijos se inicia desde el embarazo y continúa durante toda la vida. Un padre que brinda amor, protección y cuidado, se convertirá en un modelo de identificación más  cercano y accesible que irá fortaleciendo la personalidad de sus hijos y favoreciendo así la confianza en sí mismos.

La terapeuta Nelly Chong (2009) afirma que el papá que es cariñoso con sus hijos, sensible a sus necesidades y que responde adecuadamente a sus emociones, tiene más probabilidades de tener hijos equilibrados que el padre distante. Cuando los papás están activamente presentes en la vida de los niños, aportan un sentido de seguridad a la familia y son una fuente de autoridad distinta a la de la madre en la vida de los pequeños.

La  presencia activa del padre da diferentes beneficios a lo largo del desarrollo de los niños. Los más importantes son los siguientes:

  • Contribuye en el proceso de separación e individuación de la madre con el hijo. El padre, al estar presente y participar en los cuidados y atenciones al bebé,  y a la vez brindarle a la madre su ayuda y comprensión, va generando un clima más natural que calmará la ansiedad de la mamá y favorecerá la calidad de la relación. Gracias a la figura del padre, el bebé aprende a diferenciarse de la madre y a adquirir autonomía psíquica.

  • Como modelo de identificación sexual para el niño, la presencia de un padre cálido, cercano y comprometido con sus hijos, les permitirá a estos establecer relaciones vinculares saludables con otras personas, y también, tanto a los varones como a las mujeres, situarse sexualmente.

  • Incrementa la seguridad y sociabilidad en el niño. Por el rol que proyecta, el padre brinda al niño una imagen de seguridad, que lo ayudará además a poseer progresivamente un mejor control de sus impulsos y mayor tolerancia a la frustración.

  • Como  referente de autoridad, el padre en nuestra sociedad proyecta una imagen racional que imparte normas para el funcionamiento adecuado. Esto no quiere decir que la madre no lo haga también; sin embargo, un padre consistente y coherente con las normas brindará a sus hijos pautas claras que los ayudarán a adaptarse con mayor seguridad al mundo social.

  • Las demandas laborales, las exigencias económicas y el deseo de satisfacer las necesidades materiales de los hijos, no son las principales responsabilidades del padre. Compartir con ellos atención, cariño y, sobre todo, tiempo, es un compromiso que vale la pena. Si intenta día a día consolidar el vínculo con sus hijos, estos desarrollarán una base segura a partir de la cual resultará más sencillo aspirar a cualidades como la autonomía, la creatividad, la seguridad, además de una estimación equilibrada de sus propias capacidades.

Preguntas frecuentes:

Siento que mis hijos, conforme van creciendo, van distanciándose de mí, tal vez por la edad; pero también creo que, al corregirlos, ellos se enojan conmigo. ¿Cómo hacer para mantener una buena  relación afectiva sin consentirlos?

Es cierto, los hijos conforme crecen buscan espacios personales y en ocasiones se alejan de los padres.  Sin embargo, es importante que como padres respetemos este distanciamiento propio de la edad y busquemos otras formas para relacionarnos con ellos,  compartiendo actividades juntos sobre la base de lo que les agrade a sus hijos. Podría ser saliendo a ver una película, un partido de fútbol, juegos de mesa, un almuerzo agradable, etc.

Por otro lado, la relación afectiva no debería afectarse si lográsemos equilibrar las reglas claras de la familia con una posibilidad de dialogar en forma  constructiva con ellos. El diálogo no significa la aprobación de todo lo que solicitan, sino, al contrario, es el medio para enseñarles a comprender  que postergar las gratificaciones es también importante para su crecimiento. Si utilizamos un estilo democrático antes que autoritario, es más probable que se mantenga una buena relación afectiva.

Yo tengo dos hijas mujercitas a las que nada les falta. Sin embargo, me cuesta mucho relacionarme con ellas, pues creo que la madre puede cuidarlas mejor. ¿Cree usted que estoy en lo correcto?

Déjeme decirle que no, tanto la madre como el padre son importantes en la vida de sus hijas. Si bien es cierto que usted, por sus características masculinas, podría ser físicamente más rudo, ellas también requieren de sus cuidados.  La relación que establezca con sus hijas les permitirá construir una imagen de autoconfianza y autoestima. La rudeza podría ser utilizada como un elemento impulsador de logro, asertividad y aventurismo. No tenga temor y disfrute de sus hijas compartiendo calidad de tiempo con ellas.

Videos sugeridos:

 http://www.youtube.com/watch?v=TB4wPMfNJak

 

Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:


Bethy Mejia Vega
Jun 14, 2013 03:34:26

Realmente un articulo muy acertado, ya que en la sociedad que vivimos somos machistas desde el hombre hasta la mujer, pero por sobre todo esto mi esposo y yo compartimos las tareas del hogar por igual,lavamos, cocinamos, bañamos a nuestros hijos, llevamos al colegio a mi hija, limpiamos y desrodenamos todos y todos lo volvemos a ordenar desde mi hijo de dos años, lo cual a traido muchas críticas a mi hogar sobre todo a mi esposo, sin embargo yo les tapo la boca diciendoles una cosa es ser responsable de los hijos que trajiste al mundo. Otra es buscar responsables de tu fracaso como padre o madre. Espero que todos los papitos del mundo entero pasen un hermoso y lindo dia el domingo. Feliz día Papitos.

Responder

Lic. Liliana Díaz
Jun 08, 2013 04:19:38

Es verdad que la sociedad por mucho tiempo ha limitado, y muchas veces, desligado a los padres de la educación de los hijos, atribuyendo a la madre el rol protagónico y la responsabilidad exclusiva de la crianza, pero la inserción de la mujer en el ámbito laboral, ha obligado a replantear la participación del padre, brindándole la oportunidad de adoptar un rol más activo. En la medida en que tanto hombres como mujeres reconozcamos la importancia del establecimiento de una relación significativa del padre con cada uno de sus hijos e hijas, la figura paterna se irá fortaleciendo en beneficio del desarrollo saludable de los hijos y la consolidación del vínculo familiar.

Responder

Cecilia
Jun 06, 2013 23:06:51

Estoy de acuerdo Pedro, este artículo nos ayuda a replantear el rol de padres para mejorar nuestra comunicación dentro y fuera de casa.

Responder

Pilar
Jun 07, 2013 15:32:56

Debemos mejorar a todo nivel para ser capaces de comunicarnos con nuestros hijos. La comunicación es la base de todas las relaciones, sobretodo las de familia.

Responder

Pedro Chirinos M.
Jun 05, 2013 14:43:08

El artículo que antecede lo interpreto como el idel de papá, la autora se refiere, básicamente al perfil de un buen papá; lamentablemente y, es de dominio público, que este tipo de papá ideal no se dá en nuestra sociedad, porque a pesar que están mejores preaprados, no dedican a sus hijos, cantidad ni calidad de tiempo, so pretexto del "trabajo", "no tengo tiempo", "estoy cansado" y un largo etc. de pretextos. Esto sucede en hogares que aparentemente están bien constituídos, no queremos imaginarnos lo que pasan l@s niñ@s que viven en un hogar resquebrajado; recientes estudios del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables así como del INABIF nos demuestran esta cruda realidad; ésto es, sin contar los casos de violencia infantil causados, muchas veces, por sus propios papás. El artículo de la Lic. Azerrad debe servir para que, quienes lo leen, como es mi caso, podamos transmitirlo a nivel familiar, comunal y en su conjunto, a la sociedad; para ver si de este modo algo se pueda cambiar en el rol que los papás de ahora tienen como tal. No es pesimismo, es sólo somentar la realidad que no podemos soslayar. Gracias por el artículo y adelante porque siempre queda algo de lo que uno lee, en mi caso, modestamente, queda bastante, gracias por ello. Ah! recordemos la canción de Franco De Vita: "No basta". Gracias por leer este comentario. Atentamente Pedro Chirinos M.

Responder

Rosa Elena Carranza Espinoza
Jun 05, 2013 02:24:08

Compartir la experiencia de padres realizada con mi esposo y debo expresar que es muy lindo compartir las diversas actividades laborales, hogareñas, de diversión en conjunto me permite observar unos lindos hijos con muchos valores, trabajadores y muy buenos elementos en la sociedad.

Responder



Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: