Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     01 abril, 2013

Cuando papá y mamá trabajan

Cada vez es más común escuchar, principalmente a las madres, comentar su preocupación acerca de cómo educar a sus hijos en su ausencia. Muchas de ellas se embarazaron estando ya insertas en el mundo laboral y, aun cuando hicieron los cálculos necesarios para poder aprovechar el mayor tiempo posible de permanencia en el hogar después del parto, llegó el momento en que debieron dejar a los hijos al cuidado de terceras personas.

El trabajo ideal para las madres sería uno de medio tiempo con el sueldo de tiempo completo, ya que les permitiría participar más activamente en el proceso de desarrollo y crianza de sus hijos; pero lamentablemente la realidad es otra, y tanto el padre como la madre deben pasar largas jornadas de trabajo fuera del hogar.

Esta situación tiene sus consecuencias:

  • Los padres deben dejar a sus hijos al cuidado de terceras personas que, aunque tengan buena disposición y voluntad en atenderlos, no necesariamente tienen la autoridad o el manejo que los chicos necesitan para contar con una educación coherente.
  • Al llegar a casa los padres generalmente encuentran a los hijos dormidos, o es tan poco el tiempo que tienen para compartir con ellos, que deben destinarlo a las tareas escolares y del hogar. No hay una real interacción familiar.
  • Cansados por el trabajo del día, los padres no tienen la energía suficiente para atender las demandas y necesidades de los hijos, o se encuentran tan irritables que fácilmente pierden la paciencia y limitan su interacción a las llamadas de atención o a los castigos.
  • Otros padres se sienten culpables por no poder estar siempre con sus hijos y no se atreven a corregirlos. Más bien los consienten o tratan de llenarlos de juegos, juguetes, aparatos electrónicos o de actividades extraescolares para que no sientan su ausencia.
  • De otra parte, no siempre se puede pedir permiso en el trabajo para asistir a las actividades escolares de los hijos, lo cual desmotiva tanto a estos como a los padres.
  • Además, cuando se tiene que pedir permiso constantemente por los problemas de salud de alguno de los hijos, se corre el riesgo de ser “mal visto” en el trabajo, de no poder asumir cargos de mayor responsabilidad y hasta de ser despedido.

El reto está en poder conciliar sus responsabilidades familiares con las laborales o profesionales, pues lo contrario afecta la educación de los hijos, las relaciones familiares y hasta las de pareja.

Entonces, ¿qué podemos hacer los padres?

  • Establecer nuestras prioridades. El trabajo es importante y necesario, pero los hijos son más importantes. Si tenemos esto presente, habrá mayor disposición para atenderlos.
  • Brindarles tiempo de calidad que nos permita fortalecer el vínculo afectivo. Esto implica estar “disponibles” para los hijos, “escucharlos”, cumplir nuestra función de educadores,  hacer que ese tiempo compartido sea significativo para su desarrollo.
  • Organizarnos de tal manera que no se recarguen las responsabilidades en solo uno de los padres, sino que más bien se les brinde a los hijos una buena lección de trabajo en equipo.
  • Supervisar y monitorear a las personas que nos apoyan con el cuidado de nuestros hijos, para que sus actitudes sean coherentes con el estilo de crianza que hemos elegido aplicar con ellos.
  • Revisar periódicamente cómo lo estamos haciendo y en qué grado se está estimulando y reforzando las habilidades, actitudes y valores que nos hemos propuesto como padres. Esto nos hará sentirnos más seguros y confiados.
  • Finalmente, se debe recordar que también necesitamos momentos de esparcimiento que nos permitan recuperar las energías necesarias para responder a las exigencias familiares y laborales.


Preguntas frecuentes de los padres

Tanto mi madre como la señora que cuida a mis hijos, me dicen que los chicos se portan muy bien cuando yo no estoy, pero que en cuanto llego a casa, ya no le hacen caso a nadie y quieren que solo yo los atienda. ¿Cómo hago para que me obedezcan?

Es comprensible que los chicos demanden la atención de los padres principalmente cuando no los han visto durante todo el día; sin embargo, el hecho de que los chicos no se desorganicen, dependerá de la actitud que los padres asuman desde el momento en que llegan a la casa. Evite desautorizar a las personas que atienden a sus hijos; respete las rutinas, los horarios y los acuerdos o normas establecidas. Permita que sus hijos se distiendan, pero después de haber cumplido con sus responsabilidades.

Mi mamá se queda con mis hijos mientras yo trabajo; pero, por más que le digo que no los malcríe, les deja hacer lo que quieren y después termina quejándose de ellos o castigándolos. No me gusta discutir con ella, pero ya no sé qué hacer para que me entienda. ¿Qué puedo hacer?

Antes que todo, recuerde agradecer permanentemente el apoyo que su madre le da; sus hijos no podrían quedarse en mejores manos. Por otro lado, como es difícil cambiar los estilos de crianza de los abuelos, ya que están habituados a actuar de esa manera, en lugar de discutir con ella, concéntrese en las actitudes que favorecen la educación de sus hijos y refuércelas; luego comprométala a realizar cambios progresivos. Sea precisa; por ejemplo, dígale que necesita enseñarle a su hijo a hacer algo específico, como dejar la ropa sucia en el cesto, y que necesita de su ayuda. Esto la convertirá en su aliada.

Documentos de Internet

Lecturas de interés

http://www.reflexionesparaelalma.net/page/reflexiones/id/427/title/Un-nudo-en-la-sabana

http://familiatec.itesm.mx/publicaciones/docs/boletin10/familia_presente.pdf

 

Videos
http://www.youtube.com/watch?v=5pOBJ56MhEg&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=e3my8v5c30U&feature=fvwrel



Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:


queen zavaleta silva
Ene 28, 2017 20:26:25

Buenas tardes, tengo una pequeña de 3 años. Mi esposo y yo trabajamos y ella se queda al cuidado de los abuelos, cuando estamos con ella, ella no nos hace caso, su comportamiento cambia, nos contesta, nos dice cosas como: "quiero con la nana" " no quiero q me bañes quiero con mi abuela". Me siento impotente. Siento que la estoy perdiendo.. al igual mi esposo. He pensado dejar de trabajar temporalmente para dedicarme a ella .. la siento mas fria con nosotros los papas... que puedo hacer? agradeceria sus respuestas ...

Responder

Isabel Hinojosa Ramos
Jun 16, 2013 01:56:39

REALMENTE AGRADESCO Y VALORO TODO EL ESFURZO QUE LE PONEN PARA APOYARNOS A NOSOTROS LOS PADRES DANDONOS ADECUADOS CONSEJOS

Responder

Lic. Liliana Díaz
Jun 17, 2013 02:41:25

Gracias Isabel. Sus comentarios nos animan a seguir compartiendo con ustedes.

Responder

Flor de María
Abr 14, 2013 00:08:10

Es un tema que se debería abordar en todas las instituciones, ya que el problema no sólo afecta la vida familiar sino el rendimiento laboral de los padres y madres, por tener que estar pendientes de lo que puede suceder en sus hogares cuando ellos se ausentan. No se si esté equivocada en mi percepción, pero he observado en muchos casos, que los padres y madres que laboran tratan de evadir su responsabilidad en el hogar con el pretexto de que tienen mucho trabajo o que quieren hacer algunas horas extras para mejorar su economía. Así, de alguna manera cuando los niños o adolescentes acuden a las instituciones educativas los padres se liberan de una carga y soslayadamente responsabilizan a los maestros de la buena o mala educación que demuestran sus hijos.

Responder

Lic. Liliana Díaz
Jun 17, 2013 02:39:34

Así es Flor de María; si bien las instituciones educativas asumen la responsabilidad de apoyar a los padres en la educación de los hijos y pueden ser un buen soporte, son ellos los principales responsables de su formación y quienes deben marcar la pauta de hacia donde debe apuntar ella. Si los padres no asumen esta responsabilidad, la educación de los hijos no estará completa o no será consistente.

Responder



Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: