Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     18 septiembre, 2012

Riesgos del consumo de alcohol en la adolescencia

Para la mayoría de los jóvenes, las fiestas son una de sus principales motivaciones, pues son buenas oportunidades para socializar con chicos y chicas de su edad. Pero para los padres, pueden convertirse en un gran dolor de cabeza, no solo por el asunto de los permisos, la hora de retorno a casa y los riesgos en el desplazamiento, pues ya no aceptan que se les lleve o se les traiga, sino también porque en las fiestas de los adolescentes cada vez es más común el consumo de licor, principalmente en los quinceañeros y en las fiestas y viajes de promoción.

¿Qué efectos produce el alcohol en el organismo de un adolescente?

El organismo de los adolescentes se encuentra en proceso de desarrollo, por lo que no consigue procesar el alcohol como lo hace un organismo adulto. Esto significa que llegan en menos tiempo a la intoxicación alcohólica aguda con menor cantidad de bebida, y están más expuestos a generar un deterioro temprano de sus órganos, inclusive si solo beben los fines de semana. Ya que el alcohol ingerido es incorporado al torrente sanguíneo y llega a cada célula del organismo, no hay órgano que escape a su acción destructiva.

Quizás lo primero que se observa es la falta de coordinación motriz, así como problemas en la percepción y dificultad en el habla. Pero lo que principalmente ocurre en el cerebro, es que el alcohol inhibe las células de la corteza cerebral, que son las que controlan nuestro comportamiento social. De allí que muchos jóvenes consuman bebidas alcohólicas para “tomar fuerzas” y atreverse a hacer lo que no harían sin los efectos del alcohol. En realidad, no es valentía, sino una falta de capacidad para evaluar su comportamiento de manera racional y medir las consecuencias de sus actos; sienten que todo lo pueden y que nada les puede afectar.

Si a esto le sumamos que el cerebro adolescente aún está en proceso de formación y que lo último que madura en un ser humano son las zonas corticales del cerebro (justamente las que regulan nuestro comportamiento, lo cual explica por qué a muchos adolescentes les cuesta regular su conducta en el día a día), bajo los efectos del alcohol, la situación se pone más complicada.

¿Qué consecuencias tiene el consumo de alcohol en los adolescentes?

  • Alto riesgo de daño del sistema nervioso central, ya que, al no poder metabolizarse, el alcohol produce ahí efectos directos, afectando principalmente la memoria y el aprendizaje.
  • Menor capacidad de absorción de nutrientes en el intestino delgado, lo cual es perjudicial para su crecimiento.
  • Predisposición a generar enfermedades hepáticas, cardiovasculares y respiratorias.
  • Mayor propensión a conductas de riesgo en general.
  • Tendencia a iniciar una actividad sexual temprana y sin protección, lo que los expone tanto a embarazos no deseados como al contagio de enfermedades de trasmisión sexual como el virus del SIDA.
  • Mayor exposición a muertes por accidente o suicidios.
  • Incremento del nivel de agresividad y violencia.
  • Mayor probabilidad de generar una adicción al alcohol, cinco veces más que en los adultos.
  • Riesgo de posterior consumo de otras drogas o estimulantes.


Alcohol, adolescencia y familia

El último estudio presentado por De Vida y CEDRO (2011) indica que la edad promedio en que los chicos se inician en el consumo de licor en Lima es a los 13 años. Pero lo más alarmante es que el 33.5 % de los entrevistados señaló que probó alcohol por primera vez por presión de sus padres, hermanos, tíos u otros familiares.

En ese sentido, los diferentes estudios ponen de manifiesto la existencia de una fuerte relación entre el consumo de alcohol del adolescente, principalmente durante los fines de semana, con el consumo familiar y los estilos paternos de socialización.

A la publicidad que vincula el licor con el éxito, el deporte y el estatus, se añade la práctica habitual de los padres de consumir licor durante los fines de semana o en reuniones, lo cual funciona como modelo y hace que los chicos lo consideren “normal” y de ninguna manera peligroso.

Por otro lado, la sensación de insatisfacción que tiene el adolescente con respecto al sistema familiar y la relación con sus padres, así como el castigo excesivo, la presión hacia el logro, el rechazo o desaprobación o la percepción de una falta de comprensión y apoyo por parte de los padres, son factores que se encuentran relacionados con el consumo excesivo de bebidas alcohólicas en la adolescencia.

En ese sentido, la familia puede constituirse en un factor de riesgo.

¿Qué pueden hacer los padres?

Debido a la gran influencia que ejercen los padres en el consumo o no consumo de alcohol en sus hijos, deben convertirse en los principales agentes preventivos y protectores. No se pretende que la familia anule el consumo de bebidas alcohólicas frente a los hijos, pero sí que les brinde las herramientas necesarias para protegerse y de ofrecer un modelo de consumo controlado y responsable.

  • Para poder informar a los hijos de manera objetiva, infórmese sobre los efectos del alcohol y sus graves consecuencias; demuéstrele que para usted lo más importante es su salud, su seguridad y su bienestar.
  • Realice una revisión sobre los vínculos familiares y los estilos educativos empleados, a fin de determinar en qué medida estos pueden estar generando seguridad, confianza y bienestar o, por el contrario, rechazo y escape en su hijo. Note si prefiere pasar mucho más tiempo fuera que en casa o con ustedes.
  • Establezca límites claros que le permitan autorregular su conducta y prevenir situaciones de riesgo. Sea consecuente con ellos, para que aprendan a asumir la responsabilidad de sus actos.
  • Conozca el entorno de su hijo, quiénes son sus amigos y cómo acostumbran pasar el tiempo libre, pero sin convertir esto en una persecución.
  • Enséñele a enfrentar la presión grupal; recuerde que los adolescentes pueden llegar a aceptar situaciones solo por temor a ser rechazados o evitar la burla. Ensaye algunas respuestas: “No, gracias, ahora no quiero tomar”, “Así estoy bien, ¿no tienes por ahí una gaseosa?”.
  • Si le permite ir a fiestas, asegúrese con quién y dónde va a estar: si hay adultos en casa que supervisen y no permitan el consumo de alcohol. Cuando él vuelva a casa, revise en qué estado regresa.
  • Si su hijo sale los fines de semana y toma licor, no hay que minimizar el asunto. Hágale notar que su conducta es inaceptable y que mientras no demuestre una conducta responsable, usted no le permitirá que se exponga de esa manera. Es preferible que él se moleste o resienta por un “NO” bien dicho, a que usted después se arrepienta de no haberlo dicho.
  • Mantenga un canal abierto para la comunicación, evitando las críticas o censuras arbitrarias. Más bien aproveche en escuchar a su hijo para conocer lo que piensa y pueda ayudarlo a reflexionar y a tomar decisiones razonadas.


Mitos en relación con el consumo

“Si de todas maneras va a tomar, ¿acaso no es mejor que aprenda con nosotros que somos sus padres?”
Tomar bebidas alcohólicas es una opción; hay personas que eligen no tomar, y eso es lo primero que deben aprender de sus padres. Si al llegar a la adultez decide hacerlo, entonces muéstrele con su conducta la manera responsable de hacerlo.

“Un vaso de cerveza o una copita de vino no le va a hacer daño”
En realidad, eso no puede saberse a ciencia cierta; primero porque su organismo no está preparado para metabolizar el alcohol y, segundo, debido a que no conocemos su nivel de tolerancia, ya que cada organismo es único, depende de la edad, el peso y hasta del sexo. En ese sentido, hasta una dosis pequeña podría producir en el adolescente una intoxicación alcohólica aguda y enviarlo de emergencia al hospital.

Sitios web de interés:
http://adolescentes.about.com/od/drogas/a/C-Omo-Afecta-El-Alcohol-A-Los-Adolescentes.htm

http://alcohol-adolescentes.blogspot.com/

http://www.youtube.com/watch?v=LOjEZgXCtF0

http://www.youtube.com/watch?v=nWtCrvcM8x0&feature=relmfu

http://www.youtube.com/watch?v=_JuavfR6m0s

 

 

 

Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:


Edgar
Mar 12, 2013 21:15:55

Buen articulo

Responder

Cathy Mayurí
Nov 13, 2012 16:34:31

Liliana, te felicito por el tema que nos presentas. Realmente el consumo de alcohol en los adolescentes puede llegar a ser un gran problema, pero como mencionas muchas veces son los adultos los que hacen que los hijos se inicien en el consumo.

Responder



Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: